Humedad por filtración y por condensación

La humedad es un problema frecuente en muchas viviendas, ya que es peligrosa tanto para el edificio como para la salud de quienes lo habitan. El exceso de humedad genera la aparición de ácaros, hongos y microorganismos muy perjudiciales para los habitantes de la casa y problemas relacionados con la estructura del hogar. Por ello, es importante determinar qué tipo de humedad afecta a la casa para encontrar una solución. Los principales tipos que se suelen encontrar son por filtración y por condensación.

Tipos de humedad

Humedad por filtración

Este tipo de humedad se origina en el agua que penetra desde el exterior al interior de la casa apareciendo en paredes o techos. La lluvia suele ser la principal causa de las humedades por filtración, aunque también pueden provenir de roturas de tuberías. Su aspecto más habitual es en forma de manchas oscuras y desconchados en las paredes.

humedad filtracion

Humedad por condensación

La humedad por condensación se produce cuando la temperatura de una vivienda es superior a la del exterior de la misma. Se forma en una superficie cuando su temperatura es inferior al punto de rocío del aire que está en contacto con ella. Este punto varía en función de la temperatura ambiente, aumentando en las zonas más frías como los muros exteriores o las fachadas, así como en las superficies no absorbentes como las ventanas.

Humedad por condensación

Diferencias entre la humedad por filtración y por condensación

La principal diferencia entre la humedad por filtración y la humedad por condensación es su propio origen, pero también:

El origen de la filtración suele ser un punto concreto en el que hay una fractura o rotura ya sea del techo, pared exterior o alguna tubería.

El origen de la condensación está en el entorno de la vivienda, aunque se manifiesta en las zonas más frías de ésta.

La filtración puede producirse en cualquier época del año. La condensación suele producirse en épocas frías (otoño o invierno) debido a que la temperatura en el interior del edificio es alta y en el exterior es más baja.

La condensación suele aparecer debido a la falta de un buen aislamiento en las paredes de la casa y a una mala ventilación.

Cuando se produce una filtración, siempre es visible una mancha muy marcada en la superficie. Sin embargo, la condensación puede aparecer de forma más diversa. Por ejemplo: vaho en espejos y ventanas, moho en rincones, pinturas y yesos sueltos, olores desagradables, etc.

Una pequeña filtración puede empeorar y crear fugas, mientras que la humedad por condensación nunca se convertirá en una fuga.

Las humedades por filtración y por condensación pueden provocar efectos negativos en la salud si no se tratan a tiempo: asma, sinusitis, alergias respiratorias o dolores de cabeza, entre otros.

Principales tratamientos de las humedades

Para tratar las humedades por filtración, lo principal es localizar y tratar el origen de la humedad. Si sólo se pinta la superficie y no se ataca la raíz del problema, lo más probable es que la filtración vuelva a aparecer.

Una vez encontrado el origen, hay que reparar la superficie afectada eliminando las impurezas con agua y lejía. Una vez realizado este procedimiento, es aconsejable aplicar una pintura con propiedades especiales antihumedad.

Por otro lado, para tratar la humedad por condensación, debemos determinar la causa junto a un experto. Si han aparecido manchas de moho, es muy importante eliminarlas por completo, ya que son muy perjudiciales para la salud. Para ello, es necesario limpiarlas con agua y lejía y aplicar una pintura anticondensación como esta de Blatem que tiene propiedades de aislamiento térmico y antimoho. También será imprescindible revisar y mejorar el aislamiento y la ventilación de la vivienda.

Deja un comentario